Google+ Followers

miércoles, 3 de abril de 2013

EL RESPLANDOR DE STEPHEN KING

Tensión, espectación, suspense, pero no terror, es lo que me provocó este libro de Stephen King, para ser el primero que leo de este señor, no me ha parecido muy terrorífico pero tiene todos los ingredientes para hacerte pasar unos ratos realmente inquietantes. Supongo que la mayoría habréis visto la película de Kubrik, yo vi la película, pero la de serie B, la cual no sé si será más fiel a la novela o más extensa que la pelicula de Kubrik. No trabajan actores conocidos, pero según he leído, he comprobado que goza de grandes similitudes, estoy a la espera de comprobar la exactitud de la peli de Jack Nicholson.
En cuanto al libro, lo único que no me ha terminado de convencer son algunos diálogos, en concreto los del pequeño doc, que en ocasiones me han parecido un tanto prefabricados, ñoños y de un niño poco real (aunque tenga capacidades extrasensoriales y ya de por sí, no es un niño normal), es decir, un niño de 5 años demasiado adulto, o un niño un poco fingido, en ese aspecto King, no ha elaborado un personaje objetivamente creíble, quitando, como anteriormente dije esas capacidades especiales. Pero los demás personajes, tienen tal definición en el carácter, que te da la impresión de haber conocido gente parecida en la vida real.
El héroe de la trama para mi es Hallorann, el cocinero, un señor íntegro que sabe la responsabilidad que conlleva el tener ese poder, además de la enorme afinidad que tiene con el pequeño.
El final me pareció muy triste, ya que hasta casi la última página del libro anhelé que el padre... bueno no lo desvelaré, pero es el final más apropiado para alguien que cometió tantos errores en su vida.
Por lo demás, puedo decir que me gustó bastante, la narración en ocasiones se me hizo "demasiado" ágil, pero luego se agradece al ver las seiscientas y pico páginas del libro.
Deciros por último que este magnífico autor es la imaginación personificada y le pido disculpas, porque he cometido el error de leer su libro a plena luz del día, rodeada de gente y con la televisión encendida en la mayoría de ocasiones, así que en las líneas que deberían haberme provocado terror, pues no lo hicieron, pero reconozco que soy un poco hueso en ese sentido.
Muy bueno, te hace sentir exactamente el mismo dolor y agobio que está sintiendo cualquier personaje de turno, pero no terror.

SIGO CON MIS CEREBROS DE CRISTAL, MI QUERIDO LIBRO EL CUAL PODRÉIS LEER EN CUALQUIERA DE ESTAS DOS PÁGINAS.


Un abrazo, amigos invisibles!

No hay comentarios:

Publicar un comentario