Google+ Followers

martes, 19 de febrero de 2013

FRANKENSTEIN DE MARY SHELLEY

Buenos días, después de un descanso de fin de semana más un lunes, pues la verdad me encuentro más descansada, pero no con más ganas de trabajar, además un lunes en el que uno se queda en casa de vacaciones, tendría que saber mejor, pero la verdad que estaba como desorientada, lo que quiere decir, que por mucho que reneguemos de la rutina y de ser unos corderitos amaestrados, (fíjate como si no tuviéramos bastante con ser solo unos corderitos, pues ahora también amaestrados) es necesaria, sentía como cierta melancolía, descoordinada y fuera del carril, lo que me impidió disfrutar al 100% de mi lunes de vacaciones. Lo curioso es que a mi pareja le pasó exactamente lo mismo.

La cuestión es que hoy quiero hablar sobre "Frankenstein", sobre lo que me pareció, mi opinión, que espero acojáis y la discutáis. Sinceramente al principio, la parte de las cartas me pareció un tanto tediosa, pero es imprescindible para entender en qué situación se encuentra uno de los protagonistas, que se asemeja en ambición y un poco de desconsideración por los demás, al mismo Doctor Frankenstein, así que es cuestión de tener paciencia.
Califico de desconsiderado al Dr. Frankenstein porque deja de lado a su familia, a su propia persona, a su amigo por cumplir un capricho, más que un logro científico (porque para mí, crear un ser fuera de toda lógica sin otro fin que el de la vanidad intelectual, es un capricho más que un avance). Es un ser egoísta, inconsciente de las repercusiones que tendría dar vida a un humano, hecho de retales, inmundo físicamente, pero con unas cualidades excepcionales. Por desgracia estas cualidades se pudren debido a la incomprensión humana, prejuicios y al egoísmo. A pesar de todo ello, la admiración por su creador no desaparece ya que es capaz de ser el hombre más artificial, pero con una nobleza digna de el mejor de los caballeros, no pudiendo decir lo mismo sobre el científico que quiere igualarse a la Naturaleza.

Mi conclusión es que uno quiere igualarse a la Naturaleza o a Dios o como lo prefieran llamar y el otro lucha por igualarse a la especie humana, ¿quién de los dos os parece más noble?

Os invito a leer "Cerebros de Cristal" en el que a través de esta página podéis leer un par de páginas.

Un abrazo

No hay comentarios:

Publicar un comentario